martes, agosto 9

Ingeniería lingüística


A veces son insoportables. E incomprensibles. De una gran mayoría habría que huir como debería huir del whisky de antes de dormir. Pero es imposible.

Me declaro FILÓGINO.



1 comentario:

Valeria Chaos dijo...

ohh sí, nene!!