viernes, julio 15

Síntomas de inconsciencia (XVIII): Deducción de atrás a adelante

Las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes"


"Sólo se vive una vez, pero, si lo haces bien,
una vez puede ser suficiente"

(Ambas citas pertenecen, o dicen que fueron dichas, por Mae West)

Acaba el día 14 con una enorme luna ¿llena? Los mexicanos dicen que en la luna se ve el retrato de un conejo (y algo debe haber, porque los japoneses, al otro lado del Pacífico, piensan lo mismo: de ahí nace su figura del 'Conejo de la luna', Tsuku no usagi). Sea como sea, la noche, sin embargo, es territorio del jaguar. / El jaguar es uno de los tonales (formas animales) adoptados por Tezcatlipoca, dios mexica que, entre otros atributos, representa la noche y el cambio: Es el sol nocturno. / 14 palabras escritas en las manchas del jaguar revelan el universo al mago Tzinacan en un Borges releído hoy día 14. No es un número impar, aunque tiene su gracia: Suma 5; son dos 7 (tres veces siete, hoy 14 del 7)... ¡Una colección de primos! ...pero no es impar y no hay cuarto creciente. Hoy no se le toca la melena.

"Cuando le conocí, los dos creíamos haber perdido algo". Así arranca la novela 'Nosotros, los no-escritores', de Lorena Chanes (Santillana, 2010). Solo 30 páginas después, clava un "Los dos habían aprendido a aceptarse así, sin pasado, sin contexto, sólo un presente puntualmente compartido, y hasta que terminara, hasta que algún día se rompiera el equilibrio y todo se fuera al carajo". Habla ahí de una ladrona y de un comprador, Carol y el Mosca. "La vida no se detiene por una loca. Es así, no se detiene, aunque se trate de una loca hermosa", dice Mario Sala refiriéndose a una ladrona cuyo nombre ha olvidado antes de entender que se ha llevado su Macbook con la única copia de su segunda novela. Inés y Jorge definen la no-escritura: "(...) nació como todo aquello que se escribe siendo un escritor asumido, al otro lado de los escritores consagrados, aquello que probablemente sólo leerán, a su vez, otros no-escritores antes de caer en el olvido: La no-escritura daba nombre a aquello que no nos atrevíamos a llamar literatura".

Esto es un jaguar, tras la reja de un centro de cuidados médicos de animales salvajes cerca de la ciudad de Iquitos, en el Amazonas peruano.



El jaguar es una de las especies del género Panthera (del griego, "todas las fieras") que habita solo en tierras americanas. Posee la mandíbula más poderosa entre los felinos, capaz de romper de un mordisco las vértebras cervicales de su presa: Es el único felino capaz de perforar el cráneo de su víctima o de abrir grietas en el caparazón de una tortuga. Corre, escala árboles y nada. Posee hábitos nocturnos y, para ello, dispone de ojos nictálopes, con una membrana reflectante en el fondo del ojo que concentra la luz en el campo focal de la retina. Son animales solitarios que solo se encuentran en la época de celo (entre marzo y mayo en México, según Leopold, 1959). Durante esta temporada pasan 4 o 5 semanas con la pareja elegida. La hembra puede parir hasta cuatro cachorros ciegos, pero solo cría dos. El jaguar, como el resto de Pantheras, tiene un hioides totalmente cartilaginoso que le permite rugir. / Hay quien dice que el hioides es clave en la evolución de un género o de una especie: Livescience. En los gatos ese hueso provoca el ronroneo. / Con todo, la clave está en la piel, pelo con un fondo amarillo rojizo, excepto en el interior de las orejas, en la parte inferior del hocico, las mandíbulas, la garganta y otras partes del cuerpo donde el color es más pálido. Tiene, además, las características manchas negras, tipo rosetas, redondas, alargadas o rayas irregulares que se bifurcan para volver a unirse formando flancos o líneas más o menos paralelas. Sin embargo, en su código genético, existe un alelo dominante de melanismo que ennegrece todo el pelaje. Un jaguar con melanismo, es una pantera negra. Del cruce de un jaguar y una pantera, nace, siempre, una pantera. Una pantera negra es un jaguar con vestido. Bajo el negro, siguen aún las manchas. Es su secreto.

Esto es una pantera, deconstruida con tinta de aspecto metálico sobre una cartulina negra:

...soy el espacio breve de mi muslo
que rima con la yema de tu dedo.


"Lo que nos tranquiliza es el sentimiento casi indecible de que en cierto sentido todo es jaguar, que la cama misma es jaguar... y también la casa, oh sí, la casa misma podría ser jaguar aunque la inteligencia más sutil vacile en aceptar semejante hipótesis", escribe Cortázar en su 'Último round'. / Rocky IV es un esperpento de apología del estadounidensismo más lardoso (*Hilia). / Se han borrado los arañazos en el pecho y en la espalda. Es verano y no corre el viento. "Toma la chaquetita, dame los calzones", decía la Niña de los Peines. Hay quien echa de menos los mordiscos que perforan el alma. O lo que sea. Los lunares. Las cicatrices. Los ojos de todas-las-fieras. Me rompiste. "Soy lo que amo / y lo que odio: / ya no tengo ética ni estética. / Tú me rompiste todo". No sé si es el mejor poema, pero rompe esquemas porque es el único que no aparece en el índice de 'La esdrújula en el llano', el poemario para levantarse de un coma de V.Chaos (Hijas de Lilith ed., 2011).





Ha llegado hasta mi cuarto
una pantera translúcida con la piel de diamante
que morderá la nuca cuando menos lo espere.

Es el deseo.

Veladamente, Almudena Guzmán.


Organización: Un falsete del run-away andaba fermentando en el grave de mi voz. Anoche fue el poemario. Hoy llegaron Cortázar y Borges con la masa de esteroides Balboa de fondo. Y resulta que una pantera es un jaguar muy moreno, morena. Y que la no-escritura es la razón de algunas noches de luna llena, lejos de unas garras con melena. Ha sido 14/07/2011, un siete. No vale. Mae West era una pantera. Y George Best un jaguar: "En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida". Es la noche de los ombligos boquiabiertos, disculpa, pues, si no despierto.

3 comentarios:

h i l i a dijo...

mmmm... me pierdo un poco con el texto de hoy. pero me gusta la frase del sr. g. best.

Igor dijo...

Buenísima entrada. Por cierto, no sé si conoces el poema de Rilke "La Pantera". Lo he recordado al ver la foto del jaugar tras la reja.
Fascinante animal, cazador de crepúsculos. Por eso los monos odian el color rojo.
¿Los humanos somos un poco monos, no?
Saludos.

h i l i a dijo...

buenisisisima segunda frase. un gran visionario el sr. best.
abrazote