domingo, julio 24

Síntomas de inconsciencia (XIX)

Para Lotman el símbolo es un contenido que sirve como plano de expresión de otro contenido. Que un cabronazo acribille a casi 90 adolescentes en una isla con forma de corazón es una injusticia. Y, además, un símbolo bien jodido de tragar sobre ciertos rincones del hombre. Ciertos momentos que conocía bien la Winehouse -otra injusticia: quedarnos sin su voz-, y ciertos pliegues del individuo que sabía rescatar Lucian Freud en las arrugas de sus retratos. Resulta que EEUU puede declarar una quiebra y a lo mejor no pasa nada. O, a lo mejor, la bolsa del petróleo iraní que pretende atraer capital de Wall Street le dé un zarpazo al dólar. El último viaje del transbordador Atlantis de la NASA es un símbolo, los yankis ceden el espacio. Hoy volvía a torear José Tomás después de bailar con la pelona en México hace unos meses y, con distintos significados, en Valencia mataba a dos toros un símbolo. Ha ganado el Tour Cadel Evans, un australiano veterano que se queda mañana las fotos en los Campos Eliseos de París. No es el mejor en nada, pero le ha echado más huevos que ninguno. A lo mejor se esconde ahí un símbolo. Si no, ahí queda. Baudrillard dice que todo es un simulacro: contenidos sobre contenidos sobre contenidos sobre contenidos... Algunas veces, el mundo se encarga de contradecirle: El He-man noruego es un hijo de puta sin duda alguna; las muertes de la Winehouse y de L.Freud son un suicidio de la belleza y su mito será siempre una flor cortada; el sistema económico está jodido; la moral en el arte es otra realidad bien jodida; y la satisfacción edulcorada de ver triunfar a un ciclista más cerca del mortal sedentario que soy genera menos leyendas, eso sí, pero más ilusión. El blog corre el peligro de llenarse de charcos de conciencia. Hay dos cartones de tabaco en la mesa. Mañana compro hielos. Adiós, en sueco, se dice adjö. Nos vemos, vi. Volver de vacaciones y recibir tanta información de golpe es como el gancho de Ali a Linston en el 65. Te deja gilipollas. Eso es esta entrada. Una gilipollez encubierta...

...disculpen, pues, si el idiota no despierta.

No hay comentarios: