lunes, abril 11

DE TI

No debería pasar, pero me pasa. El humo del tabaco debería llenarme el estómago. La combinación de tequila, cerveza, tinto de verano, whisky y vitaminaGin debería aportar el contenido calórico necesario para equilibrar el desgaste que me exige la sed de vaciarme contigo. Y como. Como. Como más de lo necesario. Y duermo. Duermo. Duermo mucho. Duermo todo lo que puedo. Duermo. Pero nunca duermo demasiado. Y escribo a deshora. Deshonrando. Por pereza y por falta de trabajo. A veces escribo. La mayoría juego y escupo. No, no quise nunca ser futbolista. Pero escribo como ellos juegan: A hostias y escupiendo. Debería ser suficiente. No debería pasar, pero me pasa: TENGO HAMBRE. Y más que un domador de gatas, me siento un inconsciente equilibrista... hambriento de alturas. Sí, me la suda la caída. No debería pasar, pantera, pero pasas: SUCEDES. Y sucedes en mi cama. Fumando. Bebiendo. Vaciándote. Comiendo. Durmiendo. Escribiendo. Escupiendo. Volando. Jugándote el pellejo sin miedo a caer.

1 comentario:

Magenta dijo...

Bien hecho. A veces hay que hacerlo. Hay que saltar sin red... Sí... Sí...