martes, diciembre 16

Redemption


Que la vida
es
una caída,

un arabesco
ingrávido
a la deriva,

alguien lo revelaría
antes que yo;

que la carrera
verdadera
va de la meta
a la salida,
lo intuye el anciano,
la estrella
y las consecuencias:

En el origen era el silencio.

En el verbo, fue el ruido
y, a partir de ahí,
la inercia,
la retina de los planetas,
los besos al sapo.

Es tan fácil.
Hay tantos secretos ya descubiertos:

Por ejemplo,

que el amor
es cosa de dos
al mismo tiempo;

que no hay nostalgia peor
que la de la ausencia futura;

que algunos labios son preguntas
en la piel de la nada;

y la contraportada
de toda biografía
es la confesión de una mentira
para vestir al fantasma
que inventa su fui
y en la tinta acaba.

Es tan sencillo entenderlo...

...si hubiera detenido la espiral
el primer hombre mudo,
si entonces no hubiéramos convertido
en verso la tormenta
y en verbo el aullido,
la palabra no sería jamás
esa arma de la nada
que alimenta el vértigo.

Es tan sencillo

como girar la llave de la puerta,
empujar la mañana al despertar
y volver a la caverna,

como entender que el dolor es un escudo;

como aprender que ser feliz es un deber;

que un mordisco anticipa la paz

o que no hay peor soledad
que la del recién nacido.

Es tan sencillo... tan sencillo

como saber
que existe una raza de felinos
en la sangre de los desconocidos,
que el rocío se prende del oído
de las niñas con mil pendientes,
que hay mapas en algunas faldas,
sirenas, en algunos llantos,

que la arena
es
la única huella
que deja la vida.

Apenas quedan secretos,
todo es tan falso y tan cierto
como levantar el vuelo
en el ala
de la palabra
b-a-l-a.

BANG,
BANG, BANG, BANG

BANG

Tú,
soy
tú,
en algún momento de la caída,

tú,
en algún instante de la deriva,


cuando no sabes llamar,
convocar,
escribir,
definir,
acotar,
la intuición que baila en tus tripas,

cuando no hay más cifra que la herida

o más combinación que la risa

o más novela que la pasión,


en el precipicio,

sin nombre,

libre,
tú,
amor,





y yo.



Ese es el secreto:
El comienzo.




No hay comentarios: