lunes, diciembre 22

Me lo dijo una porteña...



...mienten, mienten todos los profetas de la humanidad: 

No es el amor el que motiva al mundo, no es la esperanza, no: 

Es el deseo. 

El deseo es lo único que persiste. 

Lo único que renace desde las ruinas como un mutilado abriéndose camino entre los escombros de una ciudad bombardeada.

Es el deseo con su fuerza magnética, con su breve tempestad quien nos arroja siempre a un destino final de soledad y espanto.


Y tuve entonces, a oscuras yo con mis pocas luces, la fortuna de responder:


...cuídate de las mentiras, morocha, 
que algo late en las palabras del profeta:

El deseo es un instinto y hubo quien supo ser dios para alumbrar obras de arte.

Que no, que no es arte el pigmento o la línea, 
la palabra o el sonido, la piedra o la luz, 
arte es ese amor que, más allá del deseo, 
vence al tiempo y vuelve eterno lo accidental. 


Buenas noches, - dijo Soledad.


Buenas noches, linda - dije -, que te venza el sueño 

y en sueños venzas 

el miedo

al deseo

de amar.  


No hay comentarios: