jueves, septiembre 6

Más rugidos del León

(...)

¿Quién ha dicho que ya no hay poetas en el mundo?
¿Quién ha dicho que ya no hay profetas?


Un día, los reyes y los pueblos,
para olvidar su destino fatal y dramático
y para poder suplantar el sacrificio con el cinismo y con la pirueta,
substituyeron al profeta por el bufón. 


Pero el profeta no es más que la voz vernácula de un pueblo,
la voz legítima de su Historia,
el grito de la tierra primera que se levanta en el barullo del mercado sobre el 

vocerío ]
 
de los traficantes.
 

Nada de orgullos
ni jerarquías divinas ni genealogías eclesiásticas:
La voz de los profetas -recordadla-
es la que tiene más sabor de barro.
De barro




Versos de la 'Alocución poemática' LA INSIGNIA,
escrita por León Felipe, en 1937.

No hay comentarios: