viernes, junio 24

Complejo de Anibal

Y no, no es que la nostalgia de Roma en Vespino me provoque un repentino deseo de acabar con el Imperio (el de Berlusconi) y así, de alguna manera, vengar la afrenta a Dido, mientras cruzo los Alpes entre barritos;

no es que el silencio de los corderos, de tanto no recordar los sueños, se haya hecho realidad y me dé por desear Clarises mientras, al más mínimo despiste, me hago un filetito de corazón humano como elogio psicopático a la belleza;

no, mi complejo de Anibal esta noche remite a otro mito: Cuando parece que el mundo es un bucle y, tras una sucesión de desastres, todo se resuelve, me enciendo un cigarro picadito y me despido del día con un "Me encanta que los planes salgan bien".


No hay comentarios: