lunes, abril 2

NOCTURNO...

(...de fuegos artificiales, en medio del desierto,
recordando que hubo un tiempo 
en el que valía más el artificio que el telón).

((suerte que ahora baila conmigo entre bambalinas la primera bailarina del ballet))



Motas de luz inalcanzables zurcen
el manto de la noche en el desierto
desde que la nada alumbrara la noche perdida de los tiempos.

Como esas mismas extravagancias salpicadas en el vacío,
así siento explotar en la cima de una duna el corazón mío,
                                               aberración casual y compleja
                                               que espejea un todo fugaz:


Solo el recuerdo de la estrella que, en su viaje sideral,
alcanza mi pupila y la traspasa,

solo él,
el reflejo,
la ficción de lo que años luz atrás fue en otro punto de la tiniebla,

ensucia la imagen inmaculada que la prensa de la ausencia
imprime al cabo del día con negra tinta sobre la tierra.


Allí, víctima de mi debilidad, superado por el esfuerzo contra la arena,
esclavo ya sin honores al servicio del frío soberano como insustancial anacoreta,


tu Beso,

el labio templado y trémulo de la inocencia,
el blanco luminoso que incendia el páramo de aquel desamparo,
el astro inmediato que anuncia el hogar y el fin de la batalla,


Tu beso

artificio de luz
                        y fuego
en medio de la nada,
                        en el desierto…


                                               …where I was born:
                                              a black hole scratched by your fireworks. 


1 comentario:

Kenit Folio dijo...

Agradable el leerte.
Un saludo.